NoticiasSITIO WEB

La academia como motor de la innovación y la tecnología

NexNews

El cambio de mentalidad que se requiere para enfrentar los retos que impone la era digital, en gran medida, depende de las universidades. Allí los nuevos modelos educativos y la formación integral contribuyen al desarrollo del capital humano que la industria necesita.

Actualmente, las organizaciones exigen habilidades y competencias muy distintas a las que se requerían hace un par de décadas. Lograr adaptarse rápidamente a los cambios, innovar y generar nuevas formas de hacer las cosas son algunas de ellas y, en este ámbito, las instituciones de educación superior juegan un papel fundamental.

‘Las universidades tienen la oportunidad de ser los impulsores en la adopción de nuevos modelos educativos y de aprendizaje. La clave es poder diferenciar que educar no es lo mismo que aprender y el método debe estar asociado a cómo aprovechamos la tecnología para que acelere y haga más eficiente el proceso de aprendizaje’, explica el gerente general de Augure, Patricio Delgado.

Según el especialista en transformación digital y gestión del cambio, la tecnología está moviendo los hilos para enseñar de formas diferentes a las convencionales. ‘Con gamificación, es decir, a través de herramientas lúdicas aprendes. La transformación digital ofrece más herramientas para enseñar de forma diferente y eficiente’, indica.

 

Las nuevas metodologías de trabajo y la innovación

Además, adoptar metodologías de trabajo ágiles y de innovación como las que están impulsando en las universidades, incentiva a los estudiantes a pensar, actuar, relacionarse y comunicarse en forma distinta. ‘En el transcurso del tiempo esto genera un cambio de mindset que ayuda a preparar a los profesionales del mañana para los retos actuales y los de futuro de las organizaciones’, comenta Patricio Delgado.

Como académico, Gino Giovanetti, consultor asociado de Augure, tuvo la oportunidad de traspasar sus conocimientos y experiencias a otros, tanto en clases de pregrado como de posgrado. ‘Como parte de la formación y el quehacer universitario, se están abriendo espacios de inclusión, participación, discusión y sobre todo de escucha activa ante la innovación. Esto, para formar mentes abiertas y permeables a cambios y formas diferentes de pensar y hacer, aceptando la disrupción como una alternativa que siempre está presente entre las opciones’, detalla.

Visión global

Por lo anterior, el especialista en rediseño organizacional destaca los espacios de creación y de aceptación de formas disruptivas que se abren en los centros de formación que logran vincularse con otros, mediante programas de intercambio y de apoyo en distintas latitudes. ‘Una visión del mundo global para los tiempos desafiantes y en cambio permanente es tan importante como el desafío que asumen los docentes, para estar a la altura de la visión actual de formar, donde la teoría se conjuga con la realidad y la aplicación práctica’, señala el consultor asociado de Augure.

En este contexto, Hernán Madrid, jefe de Certificación Edificio Sustentable (CES), que ha realizado clases en educación superior, destaca que las universidades contribuyen a la investigación y el desarrollo de la ciencia, pero también a la innovación y la transferencia tecnológica. ‘En ellas existen los profesores que se centran en la ciencia y los otros, usualmente de tiempo parcial, que se dedican al conocimiento aplicado, con temas precisos y prácticos’, comenta.

 

Sobre la educación superior y el desarrollo

Según Federico Escobar, director académico de Puntaje Nacional, para repensar el presente y salvaguardar el futuro, los espacios de diálogo, los conocimientos técnicos y los recursos para investigar son indispensables y la academia ofrece el entorno perfecto para su desarrollo.

‘Las universidades son un espacio de encuentro en el que profesionales de formaciones distintas pueden intercambiar perspectivas sobre la vida social y los problemas que enfrentan nuestras sociedades. Vivimos en espacios de información cada vez más segmentados, por lo cual no es fácil que este diálogo ocurra. En una universidad, un músico puede encontrarse con una ingeniera para plantear soluciones innovadoras a las problemáticas actuales’, comenta Escobar.

Y es que la diversidad de miradas contribuye a buscar propuestas y alternativas de manera creativa. ‘Además, estos desarrollos se pueden transferir a la sociedad a través de actividades de formación y educación continua, así como de servicios profesionales, lo que permite generar propuestas innovadoras y mantener un diálogo dinámico con la sociedad’, indica el director académico de Puntaje Nacional.

Además, la universidad genera y promueve el conocimiento técnico necesario para la innovación y la producción científica del mundo actual. ‘El intercambio constante entre docentes y estudiantes es, además, una oportunidad fértil para que distintas generaciones, con diferentes experiencias y perspectivas, piensen en conjunto sobre problemas que afectan a toda la sociedad y alcancen soluciones que ayudarán a elevar la calidad de vida para todos y todas’, comenta Federico Escobar.

Finalmente, Carolina Vásquez, cofundadora de STG, explica que las universidades son los lugares de formación con más credibilidad al momento de pensar en la inserción laboral y en la posibilidad de contar con un futuro próspero. ‘Sus aulas son fundamentales para preparar a los profesionales del mañana con nuevas capacidades que les permitan hacer frente a un futuro exigente. En ellas, la reflexión y aprendizaje sobre el saber y el quehacer, se fortalecen con los procesos de investigación, experimentación y cuestionamiento que las caracteriza, permitiendo que los graduados, se conviertan en profesionales con excelentes cualidades y competencias para enfrentar el mundo laboral o para convertirse en emprendedores que aporten, desde su ejercicio profesional’, indica.

Precisamente, en STG están trabajando con estudiantes de educación superior en iniciativas que impactan directamente a la sociedad, desarrollando soluciones tecnológicas que contribuyen a resolver problemáticas sociales. Ejemplo de ello son las aplicaciones para rastreo del covid-19 en transporte público y las aplicaciones orientadas a la seguridad de las mujeres.

‘Es muy importante impulsar el interés de los jóvenes por la innovación, sobre todo hoy, en un mundo completamente digitalizado que requiere de grandes capacidades tecnológicas para cumplir expectativas y adaptarse a las tendencias. Los jóvenes están buscando aumentar sus conocimientos y perfeccionarse en ramas relacionadas con robótica e Internet de las Cosas, desafiándose a ser parte de la digitalización’, comenta Carolina Vásquez.

Recuerda que en Southern Technology Group contamos con una serie de servicios especializados en ofrecer soluciones tecnológicas y logísticas que te ayuden a mejorar tu compañía. Si necesitas más información, puedes contactarnos en cualquier momento.
Logo Southern Technology Group