La transformación digital ha llegado para quedarse, especialmente en las grandes empresas y organizaciones. La tecnología es crucial para diversos rubros empresariales, entre ellos la logística, uno de los sectores que ha participado activamente en la digitalización y automatización de procesos.

Este nuevo año, las compañías logísticas se encuentran adoptando proactivamente tecnologías que complementen sus procesos y ofrezcan una mejor calidad de servicios, sin gastos extra.

Según el informe de la consultora PwC, la digitalización de la logística podría reducir hasta un 47% sus costes de aquí al año 2030, mediante la adopción de soluciones tecnológicas de última generación.

Leonardo Navarrete, Gerente Comercial de STG Chile, dijo que “como principal tendencia, podemos destacar el RFID, una herramienta que tiene más de 20 años en funcionamiento pero que en la pandemia, aumentó su demanda. Si bien su implementación data de hace cuatro años, en el último periodo su implementación ha crecido más de un 100%”.

Hoy en día, existe una serie de tecnologías para el sector logístico, como las soluciones de última milla, software, soluciones por voz en la nube (picking) y tecnología WMS. Todas ellas ayudan a automatizar las operaciones de las empresas que las implementan.

“En los últimos meses, hemos observado un incremento en la integración de soluciones de PTL, un sistema que ayuda al operario en las tareas de picking y ubicación, indicando mediante un mecanismo de luces y ‘displays’ donde tiene que dejar o tomar las mercancías. Además, es rápida de implementar, tiene bajo coste y genera un 50% más de productividad”, añadió Leonardo Navarrete.

En palabras del Gerente Comercial de STG Chile, “hemos aprendido a leer con más detalles las posibles soluciones de manera anticipada para estar a la vanguardia del mercado. Seguiremos estableciendo un ‘forecast’ escalonado de equipamiento tecnológico que nos permita atender requerimientos a tiempo y mejorar la calidad de servicios y experiencias”.

Para implementar nuevas tecnologías, las cadenas de suministro también deben anticiparse a la escasez de semiconductores y la crisis de contenedores, pues esto prolonga en varios meses la entrega de equipamiento, lo que retrasa la adopción tecnológica en las empresas.

En 2023, las compañías logísticas deben contemplar estrategias proactivas e implementar soluciones tecnológicas para cumplir con las demandas y necesidades de sus clientes, ayudándolos también a ser más eficientes y digitalizados.

Logo Southern Technology Group