La automatización y la robótica se han tomado la agenda en diversas industrias, no solo por su aporte a la productividad sino también porque han demostrado importantes beneficios para los colaboradores.

El cansancio y el estrés pueden jugarle una mala pasada a cualquiera. Por eso, en el mundo industrial procuran incorporar diversas tecnologías que ayudan a disminuir los riesgos propios de cualquier actividad productiva. En minería, por ejemplo, las operaciones son complejas. No obstante, la tasa de accidentabilidad en nuestro país es de las más bajas.

Ahora, aunque hay menos accidentes que en otras industrias, estos pueden ser de mayor gravedad. “Por eso, hay que ser extremadamente estrictos, tanto en las medidas de seguridad que se deben tomar como en los estándares y equipos con los que se opera”, explica Ramón Rada, gerente de Ferrostaal Equipment Solutions.

Históricamente, la mayor cantidad de accidentes se produce en espacios confinados, donde uno de los mayores riesgos es la caída de roca o material. Y como en 2023 las cifras de accidentalidad superaron las de años anteriores, evaluar condiciones y las acciones preventivas cobra aún más importancia.

Como especialista en comercialización de equipos de gran envergadura, para Ramón Rada la seguridad que estos ofrecen es una prioridad y un valor inalienable. “Por eso, buscamos las mejores soluciones para ofrecer las mejores tecnologías, cuya razón de ser, más que la eficiencia y productividad, es salvar vidas”, sostiene.

De esta manera, abordando los desafíos de seguridad de la industria con soluciones reales y concretas, particularmente, en áreas de directo impacto a la operación como sucede con la acuñadura mecanizada, cuyos equipos protegen a los trabajadores con cabinas selladas y teleoperación integrada; o en el desatollo, donde chancadores, domos y silos para acopiar no requieren introducir personal al punto de trabajo.

“La lección es simple y clara: cuando la tecnología resuelve el problema, hay que usarla y adaptarse. De lo contrario, no se hace todo lo posible por garantizar la seguridad de la operación. Por esto, las agencias y organizaciones responsables de promover la seguridad y su fiscalización deben incentivar nuevas y mejores prácticas”, comenta el gerente de Ferrostaal Equipment Solutions.

En definitiva, según Ramón Rada, Chile debe avanzar hacia estándares más elevados, donde barretillas, lanzas y procesos manuales de acuñadura o accesos a desatollo y limpieza de silos con personal expuesto se consideren obsoletas, pues son extremadamente riesgosas.

 

Robots y productividad

El cofundador de Grey Orange, Akash Gupta, valoró el rol de la robótica en una charla organizada por la Escuela de Negocios de la UAI y STG, donde explicó que en Estados Unidos y Europa cerca del 45% de las empresas están utilizando esta tecnología.

“Quienes adopten la robotización deben encargarse de entrenar y preparar al equipo para nuevos escenarios. Es importante que los datos con los que se entrena a la máquina no tengan ningún tipo de sesgo y eso es responsabilidad de las compañías e investigadores, quienes forman algoritmos para asegurar la protección”, señala Gupta.

Pero, aunque un robot entrenado puede hacer magia, las personas que lo entiendan son igual de relevantes para la transformación empresarial. “Si bien son algunas las empresas que a la fecha presentan grandes avances, mientras que otras se encuentran en las primeras etapas; con el paso del tiempo veremos cómo esta tendencia seguirá creciendo”, sostiene Leonardo Navarrete, gerente comercial de STG Chile.

Actualmente, en la industria logística las cadenas de suministro han evidenciado los beneficios de la automatización y la robótica, orquestando procesos mucho más completos de manera efectiva

Éstos son algunos de ellos

  • Mejor velocidad y precisión: Los robots pueden realizar tareas rutinarias más rápido y con mayor precisión que los humanos, reduciendo errores, el desperdicio y los retrasos. Por ejemplo, los robots autónomos pueden clasificar, recoger, empacar y enviar pedidos en almacenes, mientras que los colaborativos pueden asistir a los colaboradores —humanos— en las líneas de fabricación y montaje.
  • Mayor eficiencia y seguridad: Los robots mejoran y optimizan las operaciones, el uso del espacio, el tiempo y los recursos. Los robots también pueden mejorar la seguridad de los trabajadores al encargarse de tareas peligrosas o repetitivas.
  • Menores costos y mayor productividad: Las máquinas ayudan a reducir los costos a largo plazo de las operaciones al disminuir los gastos de mano de obra, mantenimiento y energía. Los robots también pueden aumentar la productividad de los trabajadores al liberarlos de tareas de bajo valor y permitirles concentrarse en actividades más estratégicas, creativas o de alto valor.
  • Mayor visibilidad y recolección de datos: Esta tecnología proporciona visibilidad y recolección de datos en tiempo real, permitiendo una mejor toma de decisiones, pronósticos y planificación. Los robots también pueden aprovechar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para aprender de su entorno, mejorando su rendimiento y adaptabilidad con el tiempo.