La inversión tecnológica cada vez toma más fuerza y los principales actores de la industria logística ya están anticipando sus necesidades.

 

En la actualidad, los tomadores de decisiones y líderes de almacenes se enfrentan a mayores exigencias, donde predomina la velocidad y precisión al mismo tiempo que lidian con la competencia, consumidores más demandantes, costos en aumento e incertidumbre económica.

Es por ello que, de cara al futuro, las compañías ya están acelerando sus inversiones tecnológicas para mejorar la eficiencia de su cadena de suministro y asegurar que sus operaciones estén en línea con las próximas tendencias.

Sin ir más lejos, un reciente estudio realizado por Zebra Technologies – partner de STG – sobre los cambios en la industria del retail, indica que las empresas ya están destinando presupuesto pensando en el 2027. Dicho estudio recogió las respuestas de más de 1.400 participantes de los sectores de manufactura, comercio minorista, transporte, logística y distribución mayorista.

A nivel mundial, el reporte reveló que para las organizaciones los planes de modernización continúan siendo una prioridad en el corto plazo. Un 73% de los tomadores de decisiones acelerarán o habrán acelerado proyectos de modernización para el próximo año, mientras que el 69% planean aumentar o ya aumentaron las inversiones para sostener los planes existentes de modernización de los almacenes.

“Las adversidades han impulsado a la industria a adoptar estrategias innovadoras para estar preparados ante cualquier situación. Y pese a que hay una gran incertidumbre mundial para el rubro, las compañías saben que no deben bajar los brazos. En ese sentido, vemos que siguen invirtiendo en ambientes automatizados combinados con datos y el trabajo humano para ser más eficaces”, señala Leonardo Navarrete, gerente comercial de STG Chile.

De hecho, la tienda moderna ya no es solo una tendencia, sino que se ha convertido en una nueva estrategia para que los negocios se acoplen responsablemente a las nuevas exigencias del consumidor con mayor innovación y personalización con el objetivo de mantener la fidelidad en sus mejores niveles.

 

Integración completa para los próximos cinco años

Los resultados del estudio son alentadores ya que, a pesar de que la expansión de nuevos almacenes experimenta una contracción, las empresas siguen invirtiendo para estar más conectadas en los próximos años.

“Los tomadores de decisiones continúan enfocando sus presupuestos en programas de capacitación para los colaboradores con el fin de crear un ambiente profesional liderado por tecnologías que complementen sus capacidades, ayudándolos a ser más proactivos y mantenerlos a la vanguardia con innovaciones facilitadoras”, explica Navarrete.

En esa línea, el reporte arrojó que los líderes de la industria reconocen que la automatización en base a las necesidades humanas beneficia tanto a colaboradores como clientes y al éxito general de la empresa.

Esto, principalmente porque las herramientas tecnológicas hacen que los empleados se sientan más valorados. El 86% de los colaboradores y el 88% de los tomadores de decisiones están de acuerdo en que implementar tecnología, robots y dispositivos en almacenes ayudaría a atraer y retener trabajadores.

Asimismo, el estudio señaló que crecerá la tendencia de aumentar la innovación, dando como resultado un presupuesto de US$5,15 millones para el 2024. También indicó que las soluciones con mayor demanda para los almacenes serán los sensores y etiquetas RFID pasivas en un 81%.

Entre los principales planes de la industria, están aumentar las instalaciones, implementar el seguimiento en tiempo real, mejorar la precisión de la ubicación, optimizar el diseño y aprovechar la automatización flexible para satisfacer a los consumidores del comercio.

“El comercio seguirá creciendo pese a las adversidades, por ende el reto de las empresas logísticas es continuar implementando estrategias que maximicen sus actividades y le brinden a sus trabajadores una ventaja competitiva”, concluye Navarrete.